Progr. 10-II-19. Invitación y Petición – Medios de comunicación – Medioambiente urbano – Agua de verano – Bastardeo del lenguaje – Maratón y contaminación: cierre de campaña anual – Dr. Martín Blettler.

 

 

 

 

Progr. 10-II-19  Audio completo en

https://www.ivoox.com/32419537

Lo escrito, en: www.arribando.com.ar

Documental “Sobre el agua”, en:

https://youtu.be/vy_phBhnza0

Hoy, nuevamente, repetimos un par de avisos, que son de nuestro interés, pero no personal, ambos tienen el mismo objetivo ampliar nuestra acción por el bien común.

INVITACIÓN Y PETICIÓN

– – – – – Invitación solidaria: invitamos a políticos, autoridades, ONG, personas solidarias, y todo el que pueda aportar algo al bien común, a participar de unos minutos en nuestro programa. El único requerimiento es que sea útil para todos. Se contactan y coordinamos.

– – -Petición solidaria. Vamos a copiar el mensaje de un programa, comercialmente rentable, pero que es la antítesis del nuestro. Piden publicidad y prometen hacer ganar dinero. Nosotros pedimos auspicios, que nos ayuden a ampliar nuestra acción por el bien de toda la gente, y ofrecemos; ganar autoestima, sentir amor solidario con sus semejantes, el bien común, la naturaleza y alegría espiritual.  Si les interesa, nos contactan.

– – – – Y la realidad que vivimos, no nos permite ignorar la actualidad de nuestro medioambiente; el ambiente de los medios de comunicación.

Este es un manifiesto personal. Seguramente lo van a escuchar pocas personas y lo van a tener en cuenta menos, pero, como dijo Mahatma Ghandi; La verdad jamás daña a una causa que es justa. Siempre decimos que los medios de información deben cumplir una función social, sin embargo lo que marca su rumbo es el dinero, que, en este caso responde a lo que el pueblo elige y produce adhesiones masivas.

Así se han multiplicado los programas de panelistas chimenteros y, el fútbol -otro poder de los medios- ocupa grandes espacios y se va infiltrando en todos los programas; no importa el tema que traten y las consecuencias; hay que conformar al pueblo.

Comparto algunos hechos que me han hecho pensar así, y comunicarlo, con la esperanza de lograr mayor raciocinio, sentido común y solidaridad con el bien común.

El tema nuestro puede no ser tan importante, pero hace 6 años que estamos intentando que, en las maratones, no se contaminen los ríos. Sin embargo, nunca logramos que algún medio radial, se solidarice o haga un comentario sobre el tema.

El fútbol es tan poderoso, que hemos escuchado el clamor de un pueblo, porque una nena no podía jugar al fútbol con los nenes. Ahora, parece que se ha resuelto esta injusticia, y la nena será exportada a un poderoso club de Europa. Sería bueno poder comparar que hubiese pasado con una nena interesada en seguir algún estudio especial, que no puede realizarse en el país.

El poderoso fútbol, también, colabora con la paridad de género y la inclusión de la mujer en un plano de igualdad con el hombre. Hace unos días, previo a un partido, se constató que dos mujeres portaban armas de fuego.

Pero el poderío del fútbol, tampoco tiene jurisdicción, y sus negociadores han logrado trascender los límites y modificar la geografía universal. La copa América se realiza en Brasil,  y, por supuesto con la participación de los países de América; como Argentina, Perú, Katar, Colombia, Japón, etc.

Hace un mes que recreamos, y sentimos, a través de todos los medios, la muerte de un futbolista. Entiéndase, separamos el valor de la vida de todo ser humano, lamentamos su muerte, y comprendemos y acompañamos el dolor de su familia, pero más allá del doloroso hecho en sí, no podemos evitar escuchar hablar de millones de dólares, y recordar el tiempo que ocuparon los medios en lamentar y remarcar las reales causas que provocaron la muerte del Dr. René Favaloro; un benefactor de la humanidad.

Y ratificando mi visión ¿Cuántos programas hay, en la ciudad, dedicados, exclusivamente, al medioambiente, cuidado del agua, la naturaleza y el bien común?

– – – – – Seguimos con el ambiente urbano diario., que nos toca vivir.

 Pedimos que alguien nos ayude con algunas incógnitas que tenemos. La bicicleta es un vehículo. La moto es un vehículo y el auto, también. Todos tienen normas y leyes que deben respetar. En el caso de las bicicletas, el Consejo Municipal de la ciudad, ha agregado requisitos a las reglas nacionales.

En lo que hace a los ciclistas, es evidente que, el 95 % son totalmente ignorantes de sus obligaciones, y, si las conocen, se ríen de ellas ante el caos y la anarquía que muestra el gobierno. En el caso de las motos, los motociclistas deben, sacar una patente y  poseer carnet de conducir; lo que implica saber sus obligaciones, sin embargo la mayoría transita en forma ilegal, ante la actitud complaciente de la seudo autoridad. Y, mientras, a los gastos que producen los accidentes, accidentados y las consecuencias y muertes, por causa de los motochorros, las pagamos nosotros, incluidos los automovilistas que, salvo un pequeño porcentaje de artefactos increíbles que parecen invisibles para las autoridades; tienen que cumplir todas las normas para circular, incluido un seguro. Pagan para estacionar y sirven para recaudar, comodamente, fondos, en el centro, cuando están mal estacionados. Mientas tanto, saliendo del centro, se ven vehículos estacionados en la vereda, en las ochavas, en doble fila, permanentemente. Es probable que, este control, sea más trabajoso.

Desconocemos si existe alguna mestría para estas situaciones, visibles y elementales en las ciudades, pero recordamos a Saint Exupery: “Lo esencial es invisible a los ojos”, y nos preguntamos ¿Es posible que la ineptitud para resolver lo elemental sea inversamente proporcional a la resolución de complejos y profundos problemas de la ciudad?

– – – – – Todos los años pasa lo mismo. Llega el verano y ocurren muertes por ahogamiento. No entendemos como, en una ciudad totalmente rodeada de ríos, la asignatura Educación física no comprende la natación; una disciplina físicamente completa, que requiere enseñanza y que puede evitar la repetida muerte de personas. La natación debe ser de enseñanza obligatoria en las escuelas, a lo que debería sumarse la Reanimación Cardio Pulmonar. No se puede creer que algo que se aprende en 3 horas, y puede salvar muchas vidas, no forme parte de la educación obligatoria. No pretendemos nadadores de estilo, pero que se comience por familiarizarse con el agua, a flotar y a hacer la plancha. Luego vendrá la natación, pero la vida de un solo niño, ya es fundamento suficiente para hacerlo, y, en caso de gustarle, puede ser un futuro nadador. Un deporte físicamente completo y con principios que aportan a su moral.  Si hay espacio suficiente, es probable que la clase de educación física termine jugando al fútbol. El 95% de los chicos saben jugar al fútbol, pero la mayoría no sabe nadar, y el no saber nadar puede ser causa de su muerte.

A los padres; nunca permitan que sus hijos vayan solos al río o que estén lejos de ustedes y, a los mayorcitos que se creen nadadores, recuerden que, en el agua, no se pueden detener para descansar, y que el río no tiene ramas. Para entrar al agua, solo en balnearios autorizados y con guardavidas. Más vale un pequeño lloriqueo, que el llanto de toda una familia.

Otras situaciones lamentables, se dan en las pequeñas embarcaciones. Si navegamos en una  piragua o un kayak, por ejemplo, y nos damos vuelta; lo más probable es que la embarcación flote: porque tiene compartimientos estancos, o al darse vuelta queda aire en su interior: lo más aconsejable es tomarse o montarse sobre ella y esperar a ser rescatado o tratar de aproximarse a la orilla.
Lo más común, en quien sabe nadar, es tratar de llegar hasta la orilla. Pero el término saber es muy amplio, y la mayoría de los que saben remiten su experiencia al haber nadado unas cuantas piletas. Siempre, en nuestros ríos, hay orillas cerca y, generalmente, se ve más cerca de lo que está, lo que hace pretender alcanzarla. Pero no es lo mismo nadar en una pileta que en medio del oleaje, y ni hablar si hay viento en contra. Cosa que nunca debe hacerse es nadar en contra del viento o de la corriente. Lo más probable es que las fuerzas comiencen a flaquear, aparezca la desesperación, el pánico, y se produzca lo peor. Si está en la isla y viene mal tiempo: no intente levantar campamento y cruzar el río, y menos la laguna. Espere que pase, antes de largarse. Más vale mojarse que ahogarse. Se ahoga más gente que cree saber nadar que los que tienen miedo al agua. Y recuerde: Los chalecos salvavidas en el agua, son como los cinturones de seguridad en tierra; nos salvan la vida.
– – – – Seguimos intentando que los medios de comunicación cumplan una función social, y educar debe ser la más importante. Además de los contenidos, y la creencia popular de considerar cierto lo que dicen los medios, el lenguaje utilizado tiene, también, la misma facultad de legitimar cualquier palabra; no importa si corresponde al idioma genuino. Uno de los primeros ejemplos fue cuado los periodistas deportivos, líderes en esta materia, comenzaron a utilizar la palabra evento para los partidos de fútbol, porque en EEUU se utiliza events, para los acontecimientos deportivos.

El argumento de los que no pensaban como yo, era que nos enriquecíamos, porque ganábamos una palabra. ¿Si? Evento en castellano, deriva de eventual, es decir; un acontecimiento imposible de prever, accidental. Pero ahora, a partir de la argentinada, un evento es un casamiento, un recital, es decir; lo que, siempre, fue un  acontecimiento programado, o sea, lo contrario de su origen, y la RAE, en lugar de fortalecer el idioma español, acepta todos los términos que utiliza la calle, aunque sean groseros, como argentinismos o americanismos.

El tema es que no se sumó una palabra; nos robaron una palabra. Ahora, si quiero referirme a un hecho eventual; no tengo como expresarlo. A partir de allí, se sumaron términos extranjeros y argentinos burdos que no existen, o no significan lo que se pretende, cuando, siempre, hay una palabra genuina para expresarlo.

Diálogo en un programa, en torno a una película. Alguien dice: yo vi la cola. ¿La cola? Habrás visto un trailer, le replican. La palabra trailer, es inglesa, e identifica a un chasis con ruedas, que es arrastrado por un vehículo. Tal vez de allí, surgió, por asociación, el reemplazo del antiguo término cola; que tampoco era correcto, porque la gente, medianamente culta, utilizaba el término avance; que, realmente, expresa un adelanto de la obra. Pero los medios, en lugar de utilizar el idioma oficial, y educar, lo bastardea y aporta elementos que no hacen a la inclusión, ni al entendimiento e integración de los países de habla hispana. No es una tontería.

¿Porqué miramos siempre hacia fuera, en lugar de mirar para adentro?

 

– – – – – Hoy, copiando una costumbre política, vamos a realizar nuestro cierre de campaña anual, del tema Maratones y contaminación, que venimos planteando desde hace 6 años. Por supuesto que, hacia fines de éste, retomaremos nuestro intento de que no sigan aumentando los cientos de miles de vasos y objetos plásticos que contaminarán el río durante más de 400 años, y pueden producir malformaciones fetales, y seguiremos pidiendo que se fije una piolita a los vasos y se retornen a las embarcaciones, luego del uso de los nadadores. Vaya este recordatorio, por si hay un nuevo escuchante, y lo completamos con lo planteado los últimos 3 días.

El día anterior a la maratón; decíamos:

Nuestras autoridades no cumplen las obligaciones impuestas por la constitución Nacional y las leyes 25675, 11717 y 10000.

La Prefectura Naval Argentina, prohíbe, per se, que se cumpla el recorrido de la maratón, pero autoriza, al igual que nuestros gobernantes, a tirar plásticos al agua, contraviniendo el convenio internacional MARPOL, firmado por nuestro país; que prohíbe, absolutamente, arrojar plásticos al agua, en cualquier lugar el mundo, y que la Prefectura es responsable de hacer cumplir. Si las leyes fuesen instrumentos legales, confiables e inquebrantables, y este un país lógico; su incumplimiento representaría un delito; más aun cuando afecta el bien común.

Y, el mismo día de la maratón, las autoridades difundían este mensaje. Textual: “Cuidemos el río entre todos. Guardemos los residuos hasta poder tirarlos en el cesto. Tener un río más limpio depende de todos. Firmado: Gobierno de la ciudad.” (Sic)

Y respecto al texto político-marketinero, difundido; cabe hacer notar.

No se si está claro; cuando están frente un poder, o un interés político, las autoridades responsables no respetan las leyes, ni el bien común, y autorizan a contaminar las aguas con plásticos (prohibido en todo el mundo). Cuando se trata de habitantes, el responsable es el pueblo, y son los ciudadanos los que deben cuidar el río. Pregunto ¿Se trata de hipocresía, o de una total falta de respeto y valoración en cuanto a la inteligencia de los habitantes?

Y ya realizada la mini competencia, e iniciada la semana, esto sucedía.

Ante la inexplicable decisión de suspender la maratón Santa Fe-Coronda, un día y medio antes de su realización, un programa invitó a su organizador, para tratar de entender y aclarar el tema. Y nosotros, como interesados en algunos aspectos de la maratón, prestamos atención, y anotamos algunos conceptos vertidos en la entrevista.  Uno de ellos definió; “En una competencia de aguas abiertas, es el hombre contra la naturaleza”. Y otro juicio aclaró que “el Comité organizador es respetuoso de las normas”.

Teníamos la idea que el deporte vive en armonía con la naturaleza, y así lo entiende el Comité Olímpico Internacional, que ha integrado el medioambiente como uno de los tres pilares del deporte. Y, en cuanto al respeto a las normas; ellos, tanto como las autoridades, no pueden desconocer el convenio Marpol, firmado por nuestro país, que prohíbe, absolutamente, arrojar plásticos al agua.

Al plantearse el porqué de la suspensión, con el nivel del río en 5,30 m., cuando se ha realizado, varias veces, con las aguas a más de 6m., el responsable realizó una extensa explicación, en primera persona: “Cuando yo empecé a manejar no era obligatorio el cinturón de seguridad, no había controles de alcoholemia ni de narcolemia. Hoy, ya tenés el conductor responsable. Todo cambia, hasta la vida social no es la misma que hace 20 años”. Un razonamiento obvio, que solo puede ser objetado porque limita la realidad a sus intereses personales. Hace 20 años, no se había firmado el convenio Marpol, ni nuestros humedales eran sitios Ramsar; hechos que demuestran una preocupación mundial por el medioambiente y una toma de conciencia en cuanto a la contaminación de las aguas y la solidaridad con el bien común. Responsabilidades que también han cambiado.

La entrevista terminó con una sentencia ejemplar. “Las suspicacias, las cortapisas y los atajos políticos y comerciales, están lejos de mí. Yo tengo que cumplir las leyes, como hombre del derecho que soy”.

Y aquí, finalizamos nuestro cierre de campaña, deseando que, el año que viene, el Organizador, cumpla lo declarado, y grabado públicamente en nuestro programa,  hace cinco años, y se fije una piolita a los vasos, para retornarlos a la embarcación; no contaminando y dando un mensaje ecológico, acorde a la realidad y al bien común.

Al último programa, e intento, del año viejo, lo hicimos con el Dr. Ricardo Mascheroni, y, sobre el final, recibimos un mensaje de otro valioso amigo del programa, también comprometido desde siempre con el medioambiente: Martín Blettler, también Dr., pero en Ciencias Biológicas e investigador del Conicet, que nos decía: Coincido 100%. Además el mensaje educacional es claro…: «Si traes algo al río, vuelve con vos» Un mensaje demasiado simple e inteligente, como para entenderlo rápidamente. Por eso; el cierre de campaña lo haremos con él, quien, luego de escuchar la canción Agua, por Cantores peruuanos, estará con nosotros.