Progr.2-XII-18. Un programa que, por su salud, todos deberían verlo. Inclusión – G 20 – Servidores públicos – Agua potable. Entrevista a Roberto Pozzo.

 

 

Progr. 2-XII-18  Audio completo en

https://www.ivoox.com/30484332

Lo escrito, en: www.arribando.com.ar

Documental “Sobre el agua”, en:

https://youtu.be/vy_phBhnza0

Antes de embarcarnos, una vueltita por el medioambiente rural y urbano-. – – –  – Recibimos información de un amigo, y colaborador de Helvecia, que recibe insultos, cuando recrimina la matanza de animales, a gente que lo está haciendo, a pesar de no estar habilitada la temporada de la mal llamada caza deportiva, porque, como dijo José Ortega y Gasset, «La caza es todo lo que se hace antes y después de la muerte del animal. La muerte es imprescindible para que exista la cacería». Y los animales no están de acuerdo en practicar este seudo deporte.

– – – – – Es probable que hoy tengamos una nueva oyente; la simpática profesional, que hizo una densitometría a una de mis destruidas gambas, en calle Junín, y que posee una poco frecuente cualidad: saber escuchar.

– – – – Se vino el G 20. Nos alegramos por el país y porque, se dice, tratarán el medioambiente; un tema fundamental para la vida y la salud de la humanidad.

Deseamos que sea así, y que el único imbécil descerebrado, sea el que, dicen, se trajo un inodoro de oro. Seguramente cree que caga piedras preciosas.

Disculpen la palabra, pero está aceptada y no se merece delicadeza.

– – – La RAE reafirmo su oposición, ante las repetidas avalanchas triviales sobre el idioma, y los intentos de modificar los sustantivos que designan seres animados, con el argumento de generar inclusión, y que generan dificultades y complican la comprensión del lenguaje. Nosotros pensamos que modificar parcialmente un leguaje establecido, genera exclusión en una comunidad, y en la comunicación con otros pueblos que hablan ese idioma.

En la secretaría, puede haber distintos sexos. Lo mismo ocurre en el rectorado, en la Argentina, en el rebaño y en la manada. La inclusión va más allá de una a, o de una o, y si queremos ser ultra, y exteriormente, inclusivos, vamos a tener que replantear el lenguaje, y la enseñanza en las escuelas, porque se determinan, al menos, siete orientaciones sexuales.

La equidad es una condición básica y elemental en la coexistencia de los seres humanos, pero su vivencia va más allá de las formas. No perdamos tiempo en frivolidades soberbias, como si no hubiese cosas más importantes que hacer, y sigamos el consejo de Ortega y Gasset: ¡Argentinos a las cosas, a las cosas!

– – – –  Y, hablando de inclusión, si usted es pueblo, seguramente está atento a la inclusión mediática permanente, que pelea por una a, o una o. Pero la inclusión realmente importante tiene que ver con la pobreza, la justicia, la educación y la salud. Si está mal, necesita un médico, y habla para que lo atiendan; pídale, a la secretaria, que le de el turno, antes de decirle si tiene obra social. Si no se lo quiere

informar, usted está excluido. Empiece a preocuparse, y ocuparse, de una inclusión fundamental, que no existe y hace falta. Y que esta señal de discriminación, llegue a los poderes que pueden remediarlo.

 

– – – Hemos insistido sobre las funciones y responsabilidades de los empleados estatales, es decir, los pagados por la comunidad para cumplir distintas funciones. Estos empleados son servidores públicos que están al servicio de la sociedad, y todas sus acciones deben contribuir al bien común.

Definido que es un servidor público, seguimos.

Tenía que buscar una receta en una clínica de Crespo y San Jerónimo. Luego de dar algunas vueltas, y no encontrar lugar, estacioné sobre calle San Jerónimo, detrás de otros dos. Tengo sobre el tablero todos los permisos de estacionamiento por discapacidad y dejé las balizas encendidas para indicar lo momentáneo de la detención, que fueron menos de 5 minutos. Salí de la clínica y un camión municipal estaba preparado para llevarse mi auto, a pesar de haber otros estacionados. Le hice notar los permisos y la prohibición de remover los vehículos para discapacitados. Me dijo que en Santa Fe, no valían, y podía estacionar en el estacionamiento medido. Todo bien, y seguí viaje. Hemos pedido, muchas veces, al municipio, una política inclusiva. ¿Qué hace una persona con discapacidad si debe estacionar y está todo ocupado? ¿Y si debe recurrir a algún sanatorio o casas de ortopedia de calle Rivadavia?

La inclusión es solo un verso político. En cada manzana debería haber lugares restringidos a vehículos de discapacitados, y si recaudar es prioritario; que lo cobren, pero que, realmente, implementen una política inclusiva.

Debiendo renovar el carnet de conductor, necesitaba la constancia

 

de libre multa. Tenía una multa por estacionamiento. Nunca me había enterado. Fui a la estación Belgrano y, efectivamente, era una multa de cuando me iban a llevar el auto, y todo había quedado, según mi parecer, en orden. Como se, por experiencia propia que, en estos casos, no vale la razón y lo único es pagar, fui a la caja, que están dentro de una habitación. Puerta cerrada, y se espera afuera; dos señoras grandes y yo. Adentro, un señor, una caja con su cajero y otra deshabitada. Pasado un largo tiempo, el señor se retiró, por otra puerta. La señora, que estaba delante de mí, quiso entrar, pero habían cerrado la puerta: eran las 12,30 h. Hacía 15 minutos que estábamos esperando, pero no nos dejaron entrar, ni pagar, se ve que los servidores públicos son muy cumplidores. Yo pregunto; al ver que había tres personas esperando ¿Por qué no habilitaron la otra caja? Al ir, nuevamente, a pagar, supe que la cajera está de vacaciones. Es lo mismo que si usted está en un banco para pagar, hace media hora, llega la hora de cierre y lo echan. Los funcionarios del municipio deben entender que son servidores públicos que deben respetar y considerar a quienes les pagamos el sueldo que cobran, y los políticos son los responsables de hacer cumplir las leyes, actuando con mano dura contra los ilegales y privilegiando a los contribuyentes que hacen posible su función y su estabilidad.

– – – – Antes de plantear nuestra preocupación; disculpen que nuestras travesías no sean entretenidas y, además, me dicen que reitero asuntos ya tratados; es cierto. El tema es que mi intención es llegar a la gente con problemas que afectan al bien común y la salud, por sobre todas las cosas. Pero además de participar a la sociedad de los problemas que la perjudican, cada programa es una solicitada dirigida a quienes nos gobiernan, para requerir soluciones a temas que no se encaran con la seriedad que merecen. Es por eso que desde el 2013 machacamos repetidamente, problemas que denunciamos, por no recibir respuesta alguna, ni soluciones. Ese es nuestro único objetivo; ser útil. No nos moviliza el dinero, ni las gratificaciones –aunque, en cierta medida, son necesarias para seguir avante- y nuestro mayor deseo es que la gente se concientice y valore nuestro esfuerzo, aunque no sea entretenido, ni les demos regalitos.

 

Por eso, hoy nuestro programa va a ser una retrospectiva sobre uno de los problemas que más nos preocupan: el agua potable, que venimos planteando desde hace cinco años, y que acentuamos hace poco tiempo, cuando nos invadió el espanto al leer el último informe del Consejo para la Calidad del Medio Ambiente de los EE.UU., que demostró que el riesgo de CÁNCER entre quienes BEBEN AGUA CLORADA es un 93% más alto que entre aquellos cuya agua no contiene cloro.

Reitero que este es un programa solidario, no vivo de esto y mi único interés es sentirme útil, la defensa del bien común y, en este caso, la salud de la gente, y aunque cuesta sobreponerse a la indiferencia del poder, insisto; porque como dijo Confucio: Saber que es lo correcto y no hacerlo, es la peor cobardía.

Escuchamos que ASSA, hará una inversión importante para construir otra toma de agua, cien metros aguas abajo de la actual toma Hernandez, toma provisoria, desde hace más de 30 años, y que toma agua contaminada del río Santa Fe.

Casi siempre decimos: estamos peleando para que se cumpla lo dispuesto en la ley 10360, que dice: Declárase de interés prioritario para la Provincia de Santa Fe, el estudio y las construcciones necesarias para la rehabilitación del acueducto Colastiné – Santa Fe con el fin de obtener agua cruda, libre de contaminación extrema para la ciudad de Santa Fe.

Es muy claro y elemental; traer agua del río Colastiné. Tal como se hizo, luego de estudios, y hasta la caída del puente colgante. Esto garantizaría la salud de la población y representaría menos gasto en productos químicos; ahora necesarios para potabilizar un agua con contaminación extrema.

Estos graves problemas fueron tratados, en una convocatoria realizada por nuestra universidad, donde se expresaron reconocidos especialistas y científicos e investigadores de la UNL y el CONICET, y donde se determinó que las aguas, están cada vez más contaminados, mencionando el efectivo grado de contaminación orgánica y bacteriana de todos los cursos de agua que rodean a Santa Fe, y, por supuesto,  a la toma de agua potable actual, instalada en la ribera de la ciudad, en el río Santa Fe, aguas abajo del Club de Regatas.

Una declaración del  Dr. Robert Morris, investigador del Colegio Médico de Estados Unidos, dice: “Mientras más cloro se use, más peligrosa es el agua. La relación entre el cáncer y la resultante del tratamiento del agua potable con cloro, parece ser mayor a medida que se aumentan las dosis de cloro”.
Reiteramos; el agua que consumimos debe ser tomada del río Colastiné, que no presenta riesgo sanitario, como la actual toma. Además se ahorraría mucho dinero en productos químicos. Si se protege la salud de la población, y se ahorra dinero ¿Cuál es el motivo por el que no se toma agua del río Colastiné?

Según informes, de análisis que disponemos, realizado por la DIPOS, en el año 1995, el agua de la actual toma  triplica los coliformes totales y fecales del agua del río Colastiné, y ni hablar de la contaminación química, proveniente de la zona de quintas al Norte de la laguna Setúbal. El informe tiene más de 20 años, imaginen hoy; con el crecimiento demográfico y el auge de los agroquímicos.

Mientras tanto se plantea una nueva toma, sin hablar del agua contaminada, y ampliación de la planta potabilizadora. Una inversión de 70 millones de dólares. Sería bueno saber si las instalaciones y los costos en productos químicos necesarios para potabilizar el agua cruda, están en relación directa con la calidad del agua que se toma del río y, de tomarse agua sin contaminar del río Colastiné, serían necesarias tantas inversiones y gastos.

Pero el ahorro de dinero, que sería un ahorro para la población, es nada comparándolo con la salud y la vida de ese mismo pueblo.

En un programa nos pusimos contentos porque los nuevos gobernantes, declararon su interés en municipalizar los servicios de aguas y cloacas. Y nos preguntamos ¿Será el rumbo hacia un mejor porvenir? No lo fue.

Es indudable que se debe tomar agua del río Colastiné; tal como lo determinó, en su oportunidad, Aguas Sanitarias de la Nación y solicitó al Dr. Binner, el ingeniero Hammerly, quien fuera director del ENRESS, el ente provincial que debe controlar a la empresa que provee el agua a la ciudad, y que, según lo publicado por el diario La Capital; lejos está de defender los derechos de los usuarios

CONCLUSIÓN: Después de cinco años denunciando esto,

 

planteándolo con especialistas, existiendo un ente regulador que debe velar por el ciudadano, y que una de sus obligaciones es: “Producir en todo reclamo interpuesto una decisión fundada”, además de gobernantes responsables del bien común; no podemos entender como, nunca, apareció alguien que nos informe, y, en caso de no ser así, nos demuestre que estamos equivocados. Hemos hecho varios intentos para dialogar con directivos del ENRESS, pero sin éxito. Pero seguimos porque creemos en lo que dijo Cicerón: La verdad se corrompe tanto con la mentira como con el silencio.

En nuestros comienzos tuvimos muchas voces autorizadas, con las que compartíamos el tema, pero, con el tiempo, no se si se cansaron, o por otros motivos, dejaron de acompañarnos. Es una lástima que no aumente la cantidad de gente interesada en defender la información, la transparencia y el bien común.

Afortunadamente, todavía quedan quijotes solidarios y valientes que no tienen interés en ocultar la verdad y defender los intereses de la comunidad. Uno de ellos es nuestro invitado de hoy; el Dr. Roberto Pozzo  Investigador del Conicet e integrante del Cepronat y del Foro santafesino por la salud y el medioambiente, con quien vamos a dialogar, y sumar información valedera.- – –