Progr.9-IX-18 – Deporte: matar ciervos- Sancor – Anfibios; Dra. Romina Ghirardi

 

 

Progr. 9-IX-18 1ra. Hora. Audio completo en

https://www.ivoox.com/28438379

– – – – «La caza es todo lo que se hace antes y después de la muerte del animal. La muerte es imprescindible para que exista la cacería». José Ortega y Gasset

El hombre no goza del poder de crear vida. Por consiguiente, tampoco tiene el derecho a destruirla. Mahatma Ghandi

Para 2020, dos tercios de la fauna salvaje del planeta habrán desaparecido. La llama de la vida se extingue tan rápido como en la época de los dinosaurios y se debe a que la humanidad está cortando el árbol de la vida. Estamos poniendo a prueba los límites de nuestro mundo para sustentar la vida de todas las especies, incluida la nuestra. Pero la crisis de biodiversidad no figura como prioridad en la agenda política.

Mientras tanto escuchamos el informe de un programa comercial, cuyo negocio es lo que llaman caza y pesca deportiva, en donde un integrante, desde Africa, seguramente publicitando un nuevo ingreso de dinero, informaba sobre todos los lindos animales que se podían ir a matar allí y, en esa lista también estaban los ciervos. Los socios de aquí, percibiendo la reacción que podía provocar esta imagen, se apresuraron a justificarla, explicando que podía haber quienes repudiaran esta matanza y la juzgaran negativa, pero están equivocados; no es así, al contrario. La caza que ellos promocionan es un aporte a la naturaleza y un beneficio para los seres animales. En el caso del ciervo, solo se autoriza matar a los que no tienen una cornamenta bien formada o a los de mucha edad, que no pueden ser reproductores, por ejemplo.

Se me heló la sangre al imaginar, a estos buenos muchachos, aplicando su teoría a seres vivientes humanos; matando a los obesos, a los discapacitados, a los ancianos y a todos los que no responden a un cierto linaje.  Debería haber un INADI para los animales.

 

MEDIOAMBIENTE URBANO

– – – – Recordamos lo que compartíamos hace un año. ¿Por qué somos así?

Hace más de un año que el medioambiente socio-económico se ve convulsionado por los problemas generados por Sancor, una empresa que, de respetar su constitución. y los preceptos de las cooperativas, debería ser ejemplo y alegría de logro comunitario.

En todo este tiempo hemos leído reiterados aportes del Estado (nuestros), por millones de dólares, y, a pesar de ello, cada vez se agudizan más sus problemas. Situación imposible de imaginar si el funcionamiento de la cooperativa hubiese cumplido sus obligaciones. Repetimos tres principios del cooperativismo: “Devolución limitada a la equidad. Los superávits pertenecen a los miembros. Preocupación por la comunidad”; y sume una función social. No puede fallar; todos aportan, todos reciben el beneficio de su aporte y, aparte, el pueblo se beneficia. Esto significa que cada uno de los miembros recibe la utilidad que deviene de la producción, de forma igualitaria, que ninguno se hace rico y, además, se beneficia al pueblo. No es este el caso; los productos de la cooperativa Sancor siempre han sido más caros que la mayoría fabricados por empresas privadas.

No somos especialistas, pero solo pretendemos comunicar algunos hechos, para comprender la realidad y tratar que, en nuestro país, las cosas funcionen como en los países evolucionados. Se pensó que la solución había llegado, con la compra de Fonterra, una poderosa cooperativa neocelandesa. Hubo mucha gente contenta por que Sancor iba a seguir siendo cooperativa. Parece un chiste; ¿Iba a seguir siendo el desastre que es? El tema es que, cuando se estudió la situación integral, para concretar la operación, aparecieron algunos problemas. Uno de ellos es que el exceso de personal podría sumar hasta 2.500 operarios.

Se dice que el problema eran los sindicalistas, sin embargo, un vocero del sindicato, declaró; Las decisiones las toma SanCor y nosotros nos enteramos por los medios.

Fiel reflejo del funcionamiento del país. Siempre se dijo que los sindicalistas manejaban Sancor. Ahora no tienen nada que ver. Es muy difícil entender. Mientras tanto, se siguen vendiendo partes, a otras empresas. Dejando de lado a los trabajadores, que son parte del pueblo perjudicado. Tratemos de simplificar. En el cuento infantil; Caperucita sería el pueblo, y Sancor, la abuelita. Caperucita ama, cuida y se desvive por su abuelita, pero no sabe que es el lobo disfrazado. El tema es que la abuelita no es la abuelita, es el lobo que, primero, se comió a la abuelita y, después, a Caperucita. Todos se preocupan por la abuelita, pero la abuelita es el lobo que se comió, primero a la abuelita, después a Caperucita, y tendrían que abrirle la panza para salvar a la abuelita y a Caperucita. Después, preso.

 

— – – – -La biodiversidad es la diversidad de vida, la variedad de seres vivos que existen en el planeta y las relaciones que establecen entre sí y con el medio que los rodea, es el resultado de millones de años de evolución y constituye el sustento de la mayoría de las actividades humanas y la base de una gran variedad de bienes y servicios ambientales que contribuyen al bienestar social.

Por lo tanto, conservar y utilizar sustentablemente la biodiversidad es una forma de preservar la estabilidad de los ecosistemas de los cuales obtenemos los servicios esenciales para el desarrollo humano.

Y dentro de esta biodiversidad están los peces.

Recordemos que la Argentina es el único país que permite la exportación de peces de río, seguramente los demás países lo prohíben por ser un bien que es patrimonio del pueblo y representa la posibilidad de proveer trabajo y alimento a los pobladores, vecinos de esos cursos de agua.
Hace muchos años nos enteramos, por el Ingeniero Norberto Oldani y un informe de la cadena de televisión CNN, sobre la situación del sábalo y su posible colapso. Que miles de toneladas eran sacadas del país, la mayoría en negro, un fabuloso y turbio negocio que enriquecía a unos pocos, y algunos de ellos con antecedentes nonc santos

Luego, la Defensoría del Pueblo de Santa Fe informó que la extinción del sábalo traería como efecto el aumento de la pobreza, exclusión social, daño ambiental y disminución del turismo costero. Aunque, hoy, el exterminio se ha extendido a todos nuestros peces.

La Constitución Nacional, establece: “Corresponde a las provincias el dominio originario de los recursos naturales existentes en su territorio”. El Convenio sobre Diversidad Biológica, ratificado por ley nacional 24375 determina que el Estado tiene la obligación de preservar los componentes del patrimonio natural argentino. La ley provincial 12056, en su articulo 1, dice: Proteger la riqueza íctica en general, y en particular del sábalo como recurso natural y económico básico para el sostenimiento de la cadena biológica, y el art. 5 autoriza a la suspensión de la exportación cuando ella genere grandes perjuicios en cuanto a la conservación del recurso pesquero. La 12257, delega en la Secret. de medio ambiente el control de las actividades de pesca y su comercialización. La 12212 la conservación y manejo sustentable de los recursos pesqueros. La 11314 fiscaliza la pesca comercial, pero, como dijo Leon Tolstoi: es más fácil hacer leyes que gobernar. En el 2013, el diputado Zabalza presentó un proyecto de Ley para prohibir la exportación de peces de río, y sostuvo: “la República Argentina debe ser el único país del mundo que exporta sus peces de agua dulce, lo que conlleva a agotar un recurso natural”.  Y también afirmó: “… de acuerdo al Convenio sobre Diversidad Biológica, ratificado por nuestro país mediante ley nº. 24.375, el Estado tiene la obligación de preservar los componentes del patrimonio natural argentino”. Eso fue hace cinco años… y se esfumó.

Los peces son los vertebrados más antiguos. Los primeros datan de hace unos 500 millones de años, Unos 150 millones de años más tarde aparecieron los anfibios.

Siempre nos hemos ocupado de los peces, pero los anfibios también existen a partir del agua. Nacen, y mientras son jóvenes viven en el agua, como renacuajos,  y respiran por branquias. En la edad adulta son terrestres o acuáticos y generalmente respiran con pulmones, y también a través de la piel. Y leemos: Argentina alberga la décima fauna más grande de anfibios si se consideran los 40 países incluidos en la Región Neotropical y se encuentra entre los 15 países que superan las 100 especies en esta región. Además, está incluida entre los 20 países con el 30% de sus especies consideradas endémicas. Si bien todavía existe una importante falta de información para muchas de las especies de anfibios de Argentina, que incluye aspectos como la sistemática, genética, distribución, historia natural, ecología y comportamiento, las disminuciones informadas o inferidas y las amenazas identificadas para muchas de las especies requieren decisiones rápidas.

A partir  de allí, surge el Primer Plan de Acción para la conservación de anfibios de Argentina. Investigadores del CONICET y universidades nacionales institutos de investigación, museos y otras instituciones,  desarrollaron un documento que reseña acciones que buscan garantizar, a largo plazo, la diversidad de anfibios de nuestro país y la sostenibilidad de la biodiversidad, de la que remarcamos su concepto e importancia, para el mundo en que vivimos. Su significado proviene de bio- (del griego “bios”; vida) y diversidad (del latín “diversitas”; variedad).

La definición más extendida nos la ofrece el Convenio sobre Diversidad Biológica de 1992. Biodiversidad es la variabilidad de organismos vivos de cualquier fuente, incluidos, entre otros, los ecosistemas terrestres y marinos y otros sistemas acuáticos, y los complejos ecológicos de los que forman parte; comprende la diversidad dentro de cada especie, entre las especies y Así que, cuanto más rica es la biodiversidad, más posibilidades de supervivencia tenemos todos los que vivimos en el planeta de los ecosistemas.

Una  de las investigadoras que conforman el grupo del CONICET que elaboró el Primer Plan de Acción para la conservación de anfibios de Argentina, junto a universidades nacionales, es la Dra. en Ciencias naturales Romina Ghirardi, con quien vamos a tener el gusto de dialogar, para que nos ilustre sobre el tema. Antes escuchamos a Robert León y Salva la tierra.