Programa 5-VIII-18 – Vela en la Setúbal -Medioambiente; cultural, deportivo y político. Laguna Setúbal: dragado y bancos. Licenciado Carlos Ramonell

 

 

 

 

Progr. 5-VIII-18 Audio completo en

https://www.ivoox.com/27601476

Lo escrito, en: www.arribando.com.ar

Documental “Sobre el agua”, en:

https://youtu.be/vy_phBhnza0

– – – -Una noticia importante, como complemento, y argumento, del tema acuático, que hoy vamos a tratar. Los próximos sábado y domingo, 11 y 12, y el fin de semana siguientes: 18 y 19, nuestra laguna Setúbal, va a ser merecidamente agasajada, por más de 250 nautas, de distintas partes del país, y aledaños, que vienen a competir en la Semana de la Setúbal y el Grand Prix del Litoral. El acontecimiento reúne más de 10 clases de embarcaciones, desde las clásicas a los últimos diseños. Esta es la novena edición de estas regatas, que han pasado a ser un clásico nacional. Son organizadas por el Yacht Club Santa Fe, la institución de mayor responsabilidad en la promoción náutica local, y es un reconocimiento a la laguna santafesina: el mejor espejo de agua del país, para espectáculos y competencias acuáticas.

Una característica especial de nuestro entorno ribereño, que las autoridades deberían valorar y preservar.

– – – – Desembarcamos y transitamos el medioambiente urbano

– – – Agregamos otra visión, respecto a lo planteado el programa anterior, que reiteramos.

Escuchamos a un político informar sobre el proyecto de juicios por jurados populares. Se trata de ciudadanos comunes integrando un jurado, y determinando culpabilidad o inocencia. Son 12 personas, hay paridad de géneros, y aparece como un sistema democrático y justo, pero nos llamó la atención dos limitaciones para integrarlo: la edad y algún impedimento físico.

Recordamos los consejos de ancianos, en otras culturas ejemplares, y, por otro lado, suponemos que el jurado no tiene que materializar un castigo al culpable. A los efectos de no vulnerar una inclusión ecuánime, nos parece más importante considerar la aptitud psicológica de cada uno de los integrantes, y, en ese terreno, no es un impedimento la edad, ni la discapacidad motriz. Por favor, piensen y razonen: no pueden integrar un jurado, pero si cogobernar el país. Hasta aquí, lo que responde a la creación ecuánime y perfectible del proyecto, en su constitución. En la práctica; se juzga a un delincuente asesino o narcotraficante y se designa un jurado de ciudadanos ¿Qué pasará con gente común, si reciben amenazas y atentados como los que reciben funcionarios de Rosario?

La gente de la justicia vive de su función, y está habituada a los riesgos que conlleva, pero ¿El ciudadano común? ¿Cuántos estarán dispuestos a asumir el riesgo? Sabemos que el sistema está vigente en algunas provincias y funciona en países evolucionados. Pero aquí ¿No debería reservarse la identidad de los integrantes?

– – – – Medioambiente deportivo: En la concepción lícita y enriquecedora del deporte, y sus atributos, leemos: Formación, Nobleza, Respeto, Igualdad, Hidalguía, Honestidad, Humildad,  Compañerismo.

Y solo queremos remarcar dos visiones: escuchamos noticias de clubes, que priorizan el espectáculo del fútbol, y dudas sobre la continuidad de otros deportes, que son deficitarios; es decir que no retribuyen ganancias dinerarias. Por otro lado, leemos que la nadadora Julia

 

Sebastián sigue batiendo records, que, según los títulos de medios; agigantan la natación argentina. Puede ser pero, Julia Sebastián, representa a una universidad de Brasil, país donde se fue a vivir hace dos años. Si usted no es hincha de fútbol, inteligente, y quiere lo mejor para su país; saque sus propias conclusiones.

– – – – – Medioambiente cultural

No podemos con nuestro genio, ni logramos que las cosas, que no están bien, nos resbalen. Escuchamos a un político, refiriéndose a una ley que se quiere sancionar, decir que está inspirada en la ley americana. Por supuesto que se refería a una ley de E. U. Pero este hombre, que nos movilizó, es solo uno de los tantos que, junto a comunicadores, dicen americano o americana, cuando se refieren a E. U., que se encuentra en América del Norte. Pero norteamérica tampoco es E. U., porque allí está Canadá y parte de Méjico.

El tema es que nos rebelamos cuando se bastardea el lenguaje, y los términos, en detrimento de lo genuino y la desvalorización de nuestro patrimonio, cuando, en realidad, el término americanos, nos correspondería a nosotros, porque nuestra América, fue la que dio origen al nombre, cuando desembarcó Colón.

El tema es que hay tres Américas. y, nosotros también somos americanos. Valoremos nuestra americanía y nuestra argentinidad. Somos argentinos y americanos, pero no somos yankys, y, en mi caso; tampoco quiero serlo.

 

– – – – Como pasa siempre; las cosas interesan cuando los medios de comunicación lo difunden, o publicitan, y esto pasa ahora cuando la bajante del río, hace recaer el interés de la gente sobre los ignorados humedales y, particularmente, sobre la laguna Setúbal, nuestra laguna Setúbal, o de Guadalupe, que ningún santafesino puede desconocer y no querer, pero parece que, como el arroyo el Negro, la laguna La Cuarentena y tantos cursos de agua que se agreden, el amor no alcanza para cuidar, como se merece, nuestro único y valioso paisaje acuático.

Y aprovechamos para aportar al conocimiento, y tratar un tema que nos preocupa, y planteamos hace varios años. Actualizamos lo planteado tiempo atrás.

Primero, lo que hace al obligado conocimiento de nuestro entorno.

¿Cuántos saben, incluyendo autoridades, qué es un río o una laguna? Cualquiera que entra en Internet, puede leer, en páginas oficiales, que el puente Colgante cruza la Setúbal, y que las costaneras, el Yacht Club y el club de Regatas están sobre la orilla de la emblemática Laguna Setúbal, o de Guadalupe. No es así, y son instituciones gubernamentales las que lo informan.

Para comprender, primero veamos algunas características que las identifican.

Las lagunas son frecuentes en las zonas más bajas de las llanuras. En general, son permanentes. Presentan poca profundidad casi siempre uniforme en toda su extensión,

suaves corrientes y tienen un perfil comparable a un plato o palangana. No es una descripción de nuestra laguna, pero parece ¿No?

Hay países del mundo, que determinan un máximo de profundidad que identifica a las lagunas. Para EEUU son 3 metros, en España creo que son 10 metros. En nuestro país no está determinado, pero podemos ver que las lagunas son playas.

La Setúbal nace en el Norte, donde es alimentada por el arroyo Leyes, el Santa Rita, Potreros y los Saladillos, y se extiende hacia el Sur por unas decenas de kilómetros. Tiene un ancho, aproximado, de 3 a 4.000 metros, hasta que llega a los pilares del ex puente ferroviario, en el faro de la costanera. Allí el ancho pasa a ser de unos 400 metros, la profundidad supera los 20 metros y la corriente se acelera. Allí termina la laguna y comienza el río Santa Fe, con un cauce de más de 15 metros de profundidad y la corriente típica de un río de llanura. El río Santa Fe, pasa por debajo del puente Colgante y, unos metros más allá, recibe el aporte del riacho Santa Fe, que une (o unía) el río Colastiné con el río Santa Fe. Luego pasa por el ex puerto, recibe las aguas del canal de acceso, aporta agua al arroyo El negro, bloqueado, y termina volcando algo al Salado y transformándose en el Coronda.

¿Se entiende? Así como el Arroyo Leyes termina en la laguna, la laguna termina en el río Santa Fe. El arroyo Leyes, que ya es un río, no puede ser laguna, y la laguna no puede ser río. Y ahora vayamos a nuestras preocupaciones. La primera, se lee en Internet: En su margen derecha, se produce el vertido de numerosos conductos pluviales. Gran parte de esos conductos funcionan como desagües cloacales debido a conexiones domiciliarias clandestinas que producen una importante polución de playas y aguas, tanto de uso recreativo como de deportes náuticos. A esto le agregamos, hoy, toda la basura que ha quedado al descubierto, por la bajante, y sería bueno ver una operación de limpieza

La segunda preocupación era invisible y personal. La planteamos hace varios años y, ahora la actualizamos, porque leemos en algunos titulares: “La bajante fue mayor a lo esperado y así luce la laguna Setúbal. Mucho barro en la zona de playas, defensas al descubierto y peligrosos bancos de arena para la navegación”.

Esto decíamos hace cuatro años: las lagunas, generalmente, tienen una profundidad uniforme en toda su extensión. Nuestra laguna Setúbal cumplía absolutamente esa característica, y su profundidad era de 3 a 5 metros, uniforme, dependiendo del nivel del Paraná, lo que la convertía en el mejor, espejo de agua del país para los deportes náuticos. Se podía navegar de orilla a orilla, siempre teniendo agua bajo la quilla  Y hablo en pasado, porque hoy, la realidad es otra. Tiempo después de ver dragas, extrayendo arena de la laguna, aparecen profundidades de 15 metros de profundidad, que pasan a ser de 60 centímetros, inmediatamente después de la zona profunda.

Les cuento cual es mi explicación.

Hay un principio físico que dice que si un fluido es desviado, se acelera, y otro, complementario, que dice que a mayor velocidad menor presión. Esto hace que me explique el porqué de los remansos sobre las orillas; el río corre, y al encontrar una saliente de tierra que lo desvía, la corriente se acelera, produciéndose una disminución de presión a la salida de la saliente, chupe el agua, cerca de la orilla, y retroceda. Esto hace que, navegando aguas arriba, convenga hacerlo remanseando o barajando la orilla para disminuir la corriente en contra. Lo mismo pasa en los arroyos meandrosos, cuando una curva desvía el curso, la corriente se acelera y profundiza la parte exterior (el arco) y, a la salida de la curva, por esta aceleración, disminuye la presión en la parte interna, (la cuerda), se  acumulan sedimentos y se forma un banco. Yo pienso que si verticalizamos este efecto, y a la curva la pongo en el fondo del río, el agua, que corre, se va a desviar, como si fuese una curva hacia abajo, y, a la salida de la curva, cuando termina la depresión, se va a acelerar, y a producir una disminución de la presión, que hará que se acumulen sedimentos, disminuyendo la profundidad. Esto ocurre, según mi visión, luego de realizar dragados para refular arena y rellenar terrenos. Hay grandes profundidades y, a su terminación, zonas muy bajas. Mi temor, y mi preocupación, es que, en unos años, en lugar de tener el mejor espejo de agua del país, tengamos una laguna llena de bancos, y el objetivo es alertar sobre esta posibilidad.

Y los años pasaron, y, ahora, leo que se alerta sobre el peligro de los bancos en la laguna.

Esta es mi visión, pero aclaro que es un concepto adquirido por experiencia, información, y algo de cultura acuática, pero sin respaldo científico irrefutable, por lo que, vamos a conversar con un verdadero especialista y autoridad en la materia; el Licenciado en Geología, Carlos Ramonell, Investigador del CONICET en el Laboratorio de Sedimentología de la FICH/UNL y Profesor Titular de la citada unidad académica.