Progr.12-VIII-18. Autorreferencia – Vela – Pasión vs. razón – Bajante del río – Ciencia e investigaciones para el bien común: Dra. Sivia Imhoff

 

 

 

 

Progr. 12-VIII-18 Audio completo en

https://www.ivoox.com/27764025

Lo escrito, en: www.arribando.com.ar

Documental “Sobre el agua”, en:

https://youtu.be/vy_phBhnza0

Hoy, ante las pocas gratificaciones que tenemos, vamos a ser autorreferenciales. Hago este programa por el bien común, porque me siento útil y, unas pocas personas concientes y solidarias, me permiten pagar el espacio para llegar a ustedes. Ustedes que, seguramente, no serán muchos, porque no sorteamos regalos ni gratificamos egos, leyendo mensajes o nombrando gente que nos diga que nos escucha siempre.

No podemos, y lo sabemos, tener auspiciantes que nos hagan ganar dinero; porque el dinero es patrimonio de los poderosos, y cuando se privilegia el bien común, generalmente, se choca con intereses que no son los de toda la gente.

Por eso, nos tomamos una licencia necesaria, para agradecer y mostrar que, a pesar de la invasión de programas que privilegian el dinero y el entretenimiento como temática y sostén, se puede, mediante los medios, cumplir una función social importante con un mínimo de interés solidario y teniendo como objetivo el bien común. Aunque no sea redituable.

Comenzamos Sobre el agua, hace más de cinco años, con Indiana Villanueva, que pertenecía a la radio. Tiempo después renunció. Inició otra actividad, pero sigue colaborando, en forma ad honorem. Mi caso es particular, porque necesito sentir que aporto algo a la comunidad, y esa es mi prioridad, pero Indiana, y todos los que colaboran en la navegación, lo hacen, exclusivamente, para aportar algo al bien común, restando tiempo a sus ocupaciones y sin  ningún interés político o económico.

Y, ahora, excepcionalmente, nos vamos a permitir un mimo. El diario La Opinión de Rafaela, publicó, hace unos días, una nota de su lector, el señor Colucci; un hombre que, desde siempre, se ha preocupado por el medioambiente. En ella dice algo así. Lo suavizamos, porque es mucho más apasionado que nosotros. Mientras todo era futbol en un programa de una radio santafesina, el señor Hugo Bonomo, un ecologista que lucha con pocos sustentos, mencionó una de las tantas matanzas de surubíes en Corrientes a cargo de pescadores que revelaba el sufrimiento de estos seres indefensos. Mientras otros promueven la caza y la pesca como si fueran deportes.

Agradecemos a la gente de Rafaela y ojalá sigamos sumando tripulantes que nos ayuden a navegar sin perder el rumbo hacia el bien común.
– – – – Y como todo tiene que ver con todo, según Anaxágoras; se está disputando, en la laguna las primeras jornadas de la Semana de la Setúbal y el Grand Prix del Litoral, hecho que se va a repetir el fin de semana que viene, con más de 250 nautas de distintas partes del país, y aledaños. El deporte de la vela es una actividad amateur, que no tiene sexo ni edad, reúne todos los atributos esenciales de la deportividad, y se practica en armonía con la naturaleza, valorando, y acercando a la comunidad los humedales y el paisaje ribereño que nos rodea. Sin embargo, no escuchamos, en los medios, divulgación del acontecimiento, mientras nos atosigan con actividades, en proporción directa a los negocios y rentabilidad que ostentan.
– – – – Para aprender. Después de años de indiferencia, apareció el feminismo y las manifestaciones multitudinarias, con consignas y algunos desbordes. Olvidado el ni una menos, surgió el tema del aborto, y nuevas manifestaciones que, imagino, tienen la virtud de posibilitar, a cada concurrente, mostrar su posición y satisfacer la necesidad personal de sentirse partícipe en el logro, que no fue gestor pero apoya. En la etapa final del tratamiento del proyecto, y cuando ya era pública la decisión de los senadores, miles de manifestantes partieron desde ciudades y pueblos para unirse e identificarse, con la posición que sustentaban. Gastos en transporte, pañuelos, pancartas, enfermedades por pasar una noche fría debajo de la lluvia. Era como una hinchada de fútbol, desde afuera de la cancha pero, en este caso, invisibles e inaudibles. Los senadores, que decidían el proyecto, lo hacían en un recinto insonoro, sin vista al exterior. Pero no importa; afuera todos contentos porque, según la definición popular; hacían el aguante.

Es la pasión argentina que nos identifica, y es la que hace conformar a la mayor parte del pueblo. Mientras tanto, en Suiza, también hay participación ciudadana, pero algo más ecuánime y congruente. Por referéndum popular vinculante, convocado por el mismo pueblo; con el aval de 100.000 firmas, pudieron prohibir, hace años, los transgénicos. Un aporte para el bien común de su país y de la humanidad.

– – – – La bajante del río es noticia, pero, hace unos días, hubo alivio, porque se comunicó un repunte del río. Lamento desilusionarlos, y les cuento la realidad: Debido a presiones de Paraguay para poder liberar una carga millonaria de granos con destino a Irak, Brasil permitió abrir las compuertas de la represa Itaipú, a través de una contraprestación en materia energética.

Eran unas 64 barcazas cargadas con miles de toneladas de arroz ancladas en el muelle sur (debajo de la esclusa), aguardando que las aguas del río Paraná estén en condiciones para poder navegar con destino a Rosario y Nueva Palmira (Uruguay),

La apertura de las compuertas permitió, también, que el Chaco pueda abastecerse normalmente de combustible, pero esto no es una opción, hay que esperar las lluvias, que no se prevén al menos hasta fin de mes. Por tanto, luego de tres días (entre el martes y el viernes), Brasil cerró las compuertas de la represa y el nivel del Paraná comenzará a descender nuevamente como lo estuvo en los últimos días antes de este episodio.

Mientras tanto, en el Chaco, se vivió esta situación como un alivio para que las barcazas puedan ingresar en los puertos y proveer combustible.

 

 

– – – – En la palabra biotecnología, bio significa vida, pero no se confunda, cuando la escuche; bio está referido a la técnica que combina organismos vivos, para lograr resultados. En estos resultados no está incluida nuestra vida, porque el producto resultante puede ser perjudicial para el ser humano y la naturaleza. Más en estos tiempos en que el poder del dinero es más importante que todo.

Está claro que para desarrollar estas realizaciones, deben estar presentes los científicos e investigadores. Pero también han sido científicos quienes crearon la bomba atómica y las armas químicas de destrucción masiva.

Desde ya que quienes optan por priorizar el bien común y la naturaleza, aunque no sea lo más rentable, no son los más conocidos, ni reconocidos.

Por eso, nuestro objetivo es acercar a la comunidad  la razón de ser de la ciencia, y sus investigaciones, que, para nosotros, es el bien común.

Con ese propósito hemos intentado, y concretado durante algún tiempo, un espacio permanente con investigadores del Grupo Biodiversidad, Conservación y Cultura, de la UNL, que, ojalá, logremos recuperar.

Afortunadamente existen el CONICET,  la UNL y el licenciado Enrique Rabe, a quien recurrimos para que nos conecte con gente especialista en  temas que nos interesan, que, como ya dijimos es el bien común.

Como preámbulo a la navegación de hoy, vamos a recordar dos temas tratados últimamente, que se inscriben en la misma línea.

Los efluentes, o el líquido, producto del lavado de los envases de Glifosato, es de gran peligrosidad, y no había forma de neutralizarlo, pero la Dra. Cristina Zalazar, nos contaba su investigación, y nos decía: ante este dilema se nos ocurrió: utilizar biolechos. Les cuento; le llaman biolechos a un lecho constituido por elementos del suelo natural; en el cual los microorganismos presentes descontaminan lo que se vuelca en él. Algo parecido a la biodiversidad de nuestros humedales que purifican el agua, que el hombre contamina. Y agrega: Hemos comprobado que agregar lombrices al biolecho, colabora para degradar agroquímicos. Luego se lo puede usar como abono.

Elementos inertes y vivos de la naturaleza, aportando a la vida del hombre, y haciendo que respetemos a seres como las lombrices. Para mí; maravilloso.

Y quisimos saber más de las lombrices, a las que Aristóteles definió como los intestinos de la tierra, y han sido clasificadas como un grupo  trascendente que más ha influido en la historia del planeta, por encima de los dinosaurios y de los humanos.

Y nos contactamos con la Licenciada en Biodiversidad , Carolina Masin, también del CONICET, que investiga el aporte de las lombrices a los suelos, y, nos decía que, al humus que producen las lombrices, lo llaman oro negro: siembra vida, no mancha, no atrae insectos, ahorra agua y hasta desintoxica los suelos contaminados con productos químicos.

Las lombrices, junto a microorganismos (como bacterias y hongos) y otros organismos de la fauna del suelo, presentan un rol esencial en los servicios ecosistémicos siendo claves en la evolución de la naturaleza y sin su concurrencia la vida no hubiera sido posible en el planeta, al menos la vida tal y como hoy la conocemos.

Y hoy, precisamente, nos vamos hasta Esperanza para encontrarnos con la Dra. Silvia Imhoff, también Investigadora del CONICET-UNL, que se encuentra trabajando en tres proyectos, con tres empresas de la zona

1 – Plan de Manejo Integral de Desechos Pecuarios. efluentes líquidos y semilíquidos y residuos sólidos, para lograr su valorización como insumos de la producción agrícola,

2 – Evaluar subproducto denominado líquido de maceración del maíz y valorar agronómicamente dicho producto.

3 – Evaluar abono sólido resultante de diversos desechos agropecuarios sólidos, con efluentes de cerdos y valorarlo agronómicamente.

En todos los casos, se determina que las resultantes garanticen una producción sustentable y la protección del ambiente.

Como verán hay científicos sensibles y concientes que trabajan para  una mejor calidad de vida, respetando la naturaleza. Y para tener una idea y valorar las investigaciones de Silvia Imhof, nada mejor que hablar con ella.

Y aquí, corresponde reiterar lo del principio: que todos los que colaboran en esta navegación, lo hacen, exclusivamente, para aportar algo al bien común, restando tiempo a sus ocupaciones y sin  ningún interés político o económico.

Silvia Imhoff se ha venido desde Esperanza, para que su lenguaje sea más directo y eficiente, y solo responde a los mismos intereses de sus investigaciones; ser útil a la comunidad.  MUSICA con Sergio Denis y Naturaleza, y estamos con ella.