Progr.17-VI-18. Islas de Basura-Temas de interés

Progr. 17-VI-18 Audio completo en

http://www.ivoox.com/26580586

Lo escrito, en: www.arribando.com.ar

Documental “Sobre el agua”, en:

https://youtu.be/vy_phBhnza0

– – –  Recibí dos felicitaciones por el día del periodista. Al Ing. Amsler, le agradecí personalmente. La otra, me la hizo llegar el Dr. Marcelo Doba, a quien, nuevamente, agradezco. Soy periodista desde hace mucho tiempo. Credencial oficial nº 99 del gobierno, pero, parece que el compromiso encarado, en pro del bien común, no encuadra en el periodismo actual, y no aborda temas que gratifican a la mayor parte de la gente, y  responden a intereses comerciales. Pero seguiré avante, solo como persona solidaria, haciendo navegar esta nave, y sintiéndolo como periodismo.

– – – – Con relación al medioambiente urbano, creo que esta será una de las últimas visiones, en torno al campeonato mundial de fútbol. Escuchamos a un cronista radial, desde la ciudad de Moscú, describir una situación, que estaba observando. Por una calle céntrica venía transitado un grupo de hinchas argentinos, que, por supuesto, se hacían notar, con sus bombos, sus gritos y sus cantos triunfalistas. En el lugar en que estaba el cronista, se encontraron con un grupo futbolero de un país europeo, sin bombos ni mucho ruido, pero se adhirieron al alboroto argentino y también saltaron y festejaron con ellos. El barullo, callejero, aparentemente no habitual en Rusia, convocó a un grupo de ciudadanos moscovitas, que observaban con extrañeza el espectáculo callejero. Realmente nos alegró imaginar una relación armónica internacional, pura y espontánea, que se daba a los ojos de personas, con otra escala de valores y comportamientos, que tenían la oportunidad de presenciar un acto plural y espontáneo, que hacía honor al espíritu deportivo y aportaba a la valoración de los argentinos.

Cuando estábamos corrigiendo nuestros conceptos negativos, sobre el fútbol, el periodista termina de describir el episodio, relatando: “Ahora los hinchas argentinos, pasan la gorra, entre los ciudadanos rusos, que aportan algún dinero”.

Los hinchas de fútbol argentinos, ganaron un poquito de dinero. La patria, y la argentinidad, se empobrecieron, algo más, ante los ojos del mundo. Y el día viernes ví otra manifestación futbolera argentina, en donde, a grito partido, y en coro, insultaban a otros países.

– – – – El Dr. Juan Carlos Luján, presidente  de la Fundación de la Base Antártica Marambio, nos solicita colaboración para difundir y concretar la inclusión, en el calendario escolar, del día 21 de junio, como el Día de la Confraternidad Antártica. Con ese objetivo, nos pide que hagamos llegar la inquietud a los legisladores, para presentar un proyecto de ley que lo determine.  Hay 10 provincias argentinas que ya lo han incluido. Y agregan: Esperamos que, en Santa Fe, también los alumnos y docentes conozcan, además de su geografía, la temática Antártica y su importante historia, poco conocida, teniendo presente que: «No se defiende lo que no se ama…. y no se ama lo que no se conoce», porque a la Antártida hay que conocerla, para amarla y defenderla, ya que es un pedazo más de nuestra Patria. Acompañamos este proyecto, rescatamos el enunciado;  «No se defiende lo que no se ama…. y no se ama lo que no se conoce», y hacemos extensiva, también, la inquietud para incentivar la valoración del paisaje ribereño que nos rodea, también olvidado.

– – – PAUSA

– – – – 13 de junio día del escritor (nacimiento de Leopoldo Lugones) – 15 de junio día del libro, dos días que, además de recordarlos, tendríamos que engrandecer leyendo o escribiendo. Dos acciones, solo voluntarias, que aportan a la calidad de las personas. Y, si tiene ganas de ponerse a escribir, Hágalo. Recuerde lo que dijo Oscar Wilde: No existen más que dos reglas para escribir: tener algo que decir y decirlo.

Saludo a mi amigo escritor; Danilo Doyharzbal, y a los amigos de la Asociación Santafesina y de la Sociedad argentina de escritores: ASDE y SADE.

EL PADRE Y SU  DÍA

En la Argentina, el día del padre era el 24 de agosto, día en que nació el padre de la patria José de San Martín; loable y pertinente, pero, luego de un tiempo, el “patriotismo” argentino decidió que sea hoy; el 3er. domingo de junio, en homenaje a John Bruce Dodd, un muerto en la guerra civil yanky.

¿No hay alguien que defienda el sentido de patria y la honra de ser argentino y recupere la fecha que engrandece a los padres y homenajea lo que nos pertenece?

Recordamos a los padres, pero los vamos a felicitar el 24 de agosto, porque ser padre de un argentino, es, también, ser padre de parte la patria.

Y el 8 de junio, la Asamblea General de las Naciones Unidas, por iniciativa de Canadá, resolvió que, a partir de 2009, sería el  Día Mundial de los Océanos.

Este año, bajo el lema «Limpiemos nuestros océanos», la celebración gira en torno a iniciativas para prevenir la contaminación por plástico y proponer soluciones para unos océanos más limpios. La polución por plástico está causando enormes daños a nuestros recursos marinos; entre otros:

El 80 % de la contaminación en los océanos está causada por los seres humanos.

Los peces comen el plástico de los océanos y nosotros nos comemos después estos peces.

El plástico genera gastos de 8000 millones de dólares en daños a nuestro ecosistema marino, cada año. Esto lo dice la Organización de las Naciones Unidas.

Antes de hacer proa al tema principal; un recuerdo, de hace muchos años, como para comprender y tomar conciencia, de lo que nos preocupa y vamos a tratar.
Situación: Punta del Este, Puerto de recalada de los barcos que corrían la vuelta al mundo.
De un barco alemán, sale a cubierta una señorita; le dice unas palabras raras (supongo que era idioma alemán) a un hombre que estaba en el muelle, este asiente, y se arrima al barco.
Mientras tanto, la señorita desaparece por una escotilla y, luego, reaparece portando un asta larga con un bonete de red en un extremo, y comienza a limpiar, prolijamente, el agua de alrededor del barco. Botellas, envases plásticos y basura que levantaba se la pasaba al personaje, que la depositaba en un recipiente del muelle. Después de realizar unos cuantos viajes hasta la proa del barco, hacer el traspaso de residuos al hombre de tierra, y éste, a su vez, repetir el viaje hasta el recipiente, el contorno líquido quedó libre de basura flotante. Después de sentirme absolutamente ignorante y subdesarrollado, superé mi sensación emocional e hice una simple deducción racional: El barco era de ella o de algún allegado; no importa, el caso es que algo tenía que ver con él, por ende lo quería y, en consecuencia, lo cuidaba, pero… ¿Y el agua?.
Esa mujer venía de miles de millas, allende el mar, a sacarnos un poco de suciedad nuestra, pero que nosotros la sentimos como de Tanganika. ¿Se entiende? La cultura, el desarrollo hace que lo que importa a nuestra persona trascienda los límites de la ropa interior, impone al ser una proyección universal que toca al planeta, a todos los seres vivos y a su descendencia, a la tierra, al aire y al agua. Tratá de sentirte mal y acordate de hacer algo!

Y todo esto tiene relación con lo que decimos nosotros, desde hace 5 años; La basura que llevan nuestros ríos y que exceden los límites de nuestro país, es la que, como la de todos los ríos, llega al mar y, seguramente, ha contribuido para que, en el año 1997, el navegante e investigador británico Charles More descubriera el séptimo continente. Es una isla que los expertos calculan que tiene una superficie de 1 millón y medio de kilómetros cuadrados, aproximadamente, siete veces la superficie de España, y que puede pesar cien millones de toneladas. ¿Se pueden pesar las islas? Esta si se puede pesar, porque es de basura.

Todavía no se ha decidido como bautizarla, se barajan algunas denominaciones como; Sopa de plástico, Isla tóxica, Sopa de basura, Gran zona de Basura, Mancha de Basura y algunos otros lindos nombres por el estilo.

Se estima que el 80% de este basurero oceánico proviene de la tierra, de la gente de la tierra, y que la mayor parte del material que lo compone, son plásticos. Esta isla está en el Oceano Pacífico, en aguas internacionales, así que  es de nadie y está lejos. ¿Para qué preocuparse?

Pero no se despreocupen, porque se siguieron descubriendo islas de plástico, tanto es así que, en la actualidad, ya son cinco las islas de basura. Los océanos Pacífico y Atlántico tienen dos islas de basura cada uno, en el norte y el sur, y la isla del Océano Índico que ahora está acaparando titulares, es la más desconocida y se cree que puede ser enorme. Está centrada entre Australia y África. En los océanos hay cinco billones (millones de millones) de piezas de plástico flotando que pesan 269 mil toneladas.

Nuestra isla, la del Atlántico, está formada por desechos que llegan de América, y allí, seguramente, irá a parar toda la basura plática que tiramos nosotros y los más de 250000 vasos plásticos que se han arrojado en todas las maratones acuáticas regionales, ya que todos los ríos desaguan en el mar, y los plásticos tardan más de 450 años en degradarse, tiempo sobrado para colaborar en la formación de estas lamentables islas.

En el río de la Plata se recogen 134.000 kilos al mes en la desembocadura de los arroyos.  Y como para que crean, Rodrigo Gurdek, integrante de la cátedra de Oceanografía de la Facultad de Ciencias de Uruguay, habla de grandes cúmulos de basura del tamaño de Brasil en los océanos, y José Luis Esteves a cargo del Laboratorio de Oceanografía Química y Contaminación de Aguas del Conicet de Puerto Madryn, explica que la basura de la zona de los Sargazos, cerquita de nuestra América del Sur, tiene una corriente concéntrica y ausencia de viento, tanto que un velero podría estar 100 años sin moverse. No obstante ello cualquier sitio donde haya convergencia oceánica es un lugar potencial de acumulación de basura, tal es así que en la Patagonia han detectado islas de basura de hasta 10 Km. Ninguno de los elementos que forman estas grandes islas son biodegradables. Sin embargo, sí se desintegran por la acción de la luz solar y la erosión del viento y las olas, deviniendo de esta manera en infinitas micropartículas de plástico que invaden los océanos. Como para dar una idea de lo que esto significa, estudios de Greenpeace prueban que una sola botella de plástico puede desintegrarse en tantos pedacitos como para que sea posible poner uno de ellos en cada milla de playa de todo el mundo.

“El impacto global, muchas veces no se ve –señala Esteves– esos procesos de degradación tienen importancia en el ecosistema, por la disminución de oxígeno.

Hay plásticos más peligrosos que otros, según su composición y cantidad de mercurio, pero hay bacterias, en el fondo del mar, que transforman el mercurio en metilmercurio, que causa malformaciones fetales” cuando es ingerido a través del pescado contaminado, ya que al final llega a ser de un tamaño tan pequeño que puede ser comido por los organismos marinos. ¿Nunca come pescado de mar? Por ahora no se asuste mucho, pero si seguimos tirando basura al río, en unos años más, nosotros o nuestra descendencia, no podremos evitar nefastas consecuencias.

Los plásticos, a su vez, no sólo son tóxicos por sí mismos, sino que también poseen la propiedad de absorber los químicos más peligrosos que existen en el mundo marino. Cada año se tiran al agua 8 mil millones de toneladas de plásticos, 206 quilos cada segundo, las cuales van hacia los ríos, lagos y mares.

Se estima que más de un millón de pájaros marinos y 100.000 mamíferos y tortugas marinas mueren cada año por la ingesta de plástico. Son asesinadas. Imagínense todo lo que pasa entre los peces, y que todavía se sigue investigando.

El hombre contemporáneo ha ido tomando conciencia, y parte del mundo desarrollado está intentando que se cumpla el principio de las 3 R: Reducir, Reutilizar y Reciclar, en donde el reciclaje es el componente fundamental. Pese a ello lo que, lamentablemente, marca la realidad, es esta frase de Charles Moore: “El mercado puede arreglar muchas cosas pero no puede arreglar el sistema natural que hemos roto”  – – –  MUSICA

Roberto Carlos – El Progreso ,, y luego estamos con Jose Luis Esteves, que, desde Puerto Madryn conversa con nosotros. Diálogo con José Luis Estevez.

 

***- – – – No se termina un tema que contamina el medioambiente urbano. Volvemos a él.

Usted vive al día, trabaja, mantiene su familia y casi no le alcanza para llegar a fin de mes; pero la municipalidad le aumenta los impuestos, y tiene que pagar. Si usted vende pan – comida para todo el pueblo- le aumentan los impuestos, y tiene que pagar. Algo parecido pasa con la leche, la carne, y otros emprendimientos que producen alimentos.

Pero, así como hay actividades que producen  alimentos, hay otras que producen daños; como el alcohol, el tabaco y el juego; que son muy rentables, pero perjudiciales para el bien común. Del alcohol y el tabaco, ni hablar, y la ludopatía, según la OMS, es una enfermedad relacionados con sustancias y trastornos adictivos, que afecta de forma negativa a la vida personal, familiar y vocacional. Sin embargo, todos los poderes se movilizan cuando pretenden aumentarles algún tributo estatal.

Lo vivimos con el alcohol y, ahora, con otra metodología, ante un aumento del 2,7%, sobre una tasa municipal, que debe pagar el Casino. Ante este pequeño porcentaje, que todos los ciudadanos quisiéramos que se nos aplique, los señores del casino, hicieron públicas, manifestaciones, de las cuales leemos algunos párrafos esclarecedores, sobre acciones si se concreta el aumento: “determinará la baja de empleados”, “suspender la ejecución de futuras obras”, “cierra la posibilidad de anticipos cuando las finanzas municipales son complicadas”. Paralelamente el sindicato de empleados marchó al municipio y comunicó; “recibimos una nota del casino avisando que, de aplicar el aumento, habrá despidos y suspensiones”, “si se cumple la amenaza, las medidas se van a endurecer”. ¿Estoy equivocado o todo esto suena a extorsión?

En Brasil, los casinos están prohibidos, lo mismo está por hacer Ecuador, y Vidal ya cerró tres en B. Aires. En 4 años, se duplicaron los casinos en la Argentina, no debe ser mal negocio, y si no, pregúntenle a don Cristóbal. Se entiende que las medidas que toma un

gobierno, responden al bien de la comunidad, y como consecuencia de ello se han tenido que cerrar negocios, tambos y vender vacas, sin embargo el casino no resigna un peso de sus fabulosas ganancias, y, quien sabe con qué derechos, extorsiona al gobierno. El municipio ha concretado obras, aún siendo rechazadas por gran parte de la comunidad, esperamos la misma firmeza con un negocio que empobrece y perjudica, integralmente, al pueblo.

Si no es rentable ¿Por qué no lo cierran? Sería un aporte para enriquecer al país.