Progr.24-VII-16- islas-Glifosato-La realidad

AUDIO, EN FACEBOOK: SOBRE EL AGUA LT 10  O EN EN EL SIGUIENTE LINK: http://www.ivoox.com/12322488

– – –  Este fin de semana está, nuevamente, en el Club Marinas la flota de cinco Cayber 215, veleros de diseño argentino que han sido elegidos para recorrer el país, y realizar competencias en donde pueden participar quienes así lo deseen. Son barcos veloces de 6,40 m de eslora, para cuatro tripulantes, se realizan varias regatas por día, así que hay revancha inmediata y se concretan varios mini campeonatos. Se pueden ver desde los extremos de los diques del ex puerto.

– – – Pizzas, empanadas, tortas y cerveza libre, el 30 de julio a las 21 hs en el quincho del Yacht Club Santa Fe ¿El motivo? Hacer de un lugar otorgado al club, una sub sede lagunera.

–  – – Como es habitual, antes de zarpar, miramos hacia tierra y, siempre, encontramos algo digno de compartir con ustedes, aclarando que nuestra mirada es siempre desde el agua; es decir que no es la misma de la mayoría terrícola.

Primero, queremos ser honestos con los oyentes que nos escuchan por primera vez. Planteamos el deporte, y la deportividad, como escuelas de nobleza y pureza morales, pero no publicitamos el negocio del fútbol; un negocio que pagamos todos los argentinos. Hoy solo quiero que sepan que, con lo que aportamos todos nosotros en los últimos 3 años, se hubiesen podido construir más de 500.000  viviendas, 40 hospitales ó 700 escuelas.

Usted puede elegir el fútbol, pero si es así; elija otro programa.

 

– – – FRASES PARA ARMAR

De Oscar Wilde:  La moralidad moderna consiste en aceptar el modelo de una época. Considero que para cualquier hombre culto aceptar el modelo de su época es el modelo más grande de la inmoralidad.

De Pierre de Coubertain; el deporte puede constituir una escuela de nobleza y pureza morales.

De tiempo atrás; le voy a dar una mano a esta gente ¿Te Pagan? No. Lo hago por deporte.

De un programa de fútbol; Fulano no se va a ir a jugar al club Pataditas. Pero ese club es un desastre!!! Si, pero es el que más le paga.

De noticias de la realidad actual

La cuenca del río Paraná está altamente contaminada con el herbicida glifosato según una investigación del Conicet. Los resultados fueron alarmantes en los tramos del Paraná que comprenden a las provincias de Santa Fe y Entre Ríos.

Según la Organización Mundial de la Salud, el glifosato tiene una alta probabilidad de generar cuatro tipos de cáncer: Hepático, Páncreas, Riñón y Linfoma. Esto motivó que el químico fuera prohibido en 74 países.

Un estudio de una revista francesa denuncia la presencia de glifosato en tampones y toallas femeninas de las marcas Tampax y Always.

También, la empresa Corman confirmó trazas de glifosato, que es el ingrediente activo en el herbicida Roundup de la agroquímica transnacional Monsanto, en todos sus productos a base de algodón.

Algo similar sucedió en nuestro país, cuando investigadores de la Universidad Nacional de La Plata, constataron la presencia de glifosato en el 85% de productos de higiene y cuidado que tienen como base el algodón.

De otra realidad actual

El Subsecretario de Gestión Ambiental del Gobierno de Santa Fe indicó que los niveles de glifosato hallados por el estudio del Conicet “no son alarmantes”. Contradictoriamente el funcionario, llamado Edgardo Seguro, afirma no haber leído el informe aún, pero, por si acaso, sale en defensa de los grandes empresarios del agro, responsables de la degradación del medioambiente y la salud de la población.

De otra realidad actual II

El gobierno instó a Colón y Unión a jugar el clásico

Por nota remitida a los clubes, el ministro de Gobierno solicitó a los presidentes de las instituciones que lleguen a un acuerdo para disputar el clásico. El funcionario manifiesta “la preocupación” del gobierno ante la no realización de los partidos denominados clásicos.

 

– – –  Hoy volvemos sobre un tema preocupante, que viene sucediendo desde hace años, por el que hemos recurrido al gobierno, a los políticos, a la justicia y a todos, sin respuesta, y que afecta al medioambiente, a la biodiversidad y al futuro de todos los seres vivientes.

Son situaciones que hacen comprender lo escrito por el famoso ecologista Garret Hardin, que dice: “Cada hombre está encerrado en un sistema que lo obliga a aumentar su codicia sin límite, en un mundo limitado. La ruina es el destino hacia el cual se dirige todo hombre, cada uno persiguiendo su propio interés en una sociedad que se cree en la libertad de los comunes.”

Esta tragedia de los comunes puede aplicarse a nuestro planeta y a todos los habitantes que disponen del bien común, haciendo uso abusivo de ellos, en pos de intereses personales y materiales, o en actitudes masivas, ignorantes, irresponsables y dañinas, que van afectando el medioambiente, sus vidas y las de su descendencia.

En estas acciones, también son responsables, los gobernantes que, en su afán de lograr apoyo u otros intereses, también son complacientes con personas poderosas que hacen explotaciones de la tierra, sin control, y producen daño a toda la población. Y eso pasa con quienes han comprado islas, creyéndose, también, dueños del agua. Siempre ponemos este ejemplo; un señor, con mucho dinero, compra dos manzanas de la ciudad. La calle que pasa entre ellas, no es de el, es de dominio público. Un señor, también poderoso, compra una isla dentro del ejido municipal. El curso de agua que pasa por su isla, también es de dominio público; es nuestro.

En la última década es notoria la llegada de nuevos actores especuladores a los humedales que los han visto como negocio, y están causando un cambio cualitativo sobre el ecosistema, modificando el territorio según sus intereses e ignorando las disposiciones respecto de las quemas, la alteración de cursos de agua o el control de plagas.

Un señor adquiere un terreno, pero, en el momento de hacer algo sobre el, no puede hacer cualquier cosa. Necesita la autorización del gobierno, más aun si está dentro del ejido urbano. Las islas son propiedad del estado. En caso de concretarse su venta; el gobierno ¿No determina condición alguna  para el comprador?

El Taller Ecologista Rosario, dice: el gobierno avanza con el arrendamiento de las islas públicas, sin intervención del área medioambiental, sin estudios de impacto ambiental, sin audiencias públicas, sin cumplir con ningún tipo de normativa ambiental…”

Con el avance de la soja, cada vez se está transportando más ganado a la zona de islas, produciendo una negativa compactación del suelo, y, para generar pasto, se realizan quemazones que, además de resultar fatal para la fauna autóctona, altera la conservación de la vegetación natural. Además se ponen alambrados o se hachan árboles, en las bocas de los cursos de agua, para que se sequen, tal como viene ocurriendo en la laguna La Cuarentena, El Negro, Cherubichá, Pierna Calzón, El Simbolar… y tantos otros que van modificando los humedales y nuestro paisaje, materializando hechos delictivos, a la vista de todos y sin que los gobernantes cumplan con sus obligaciones; protejan el medioambiente y los derechos y la vida de la gente.

Y hoy, aprovechando nuestra amistad con Jorge de Orellana; edafólogo, formado en París, Investigador del Conicet, profesor Honorario de la UNL, realizador de proyectos internacionales y a punto de lanzar su libro; Hacia una clínica de suelos, vamos a tratar lo que rodea a nuestras aguas: las islas. Un tema que no hemos dimensionado ni analizado en profundidad, y que, después de la música, lo abordamos.

DIALOGO CON JORGE DE ORELLANA

 

– – – Un tema que siento muy cerca, por varios motivos, y cuya destruida vereda transito, peligrosamente, desde hace años; la casa de la cultura. Fue construida a principios del siglo XX, como residencia privada, luego fue la casa de los gobernadores y, por un tiempo, algo que no se cita, sede del Ministerio de Salud Pública. Después la lamentable decadencia, parcial destrucción y varios intentos de reconstrucción.

Y a eso quiero referirme; en los últimos lustros, se iniciaron varias obras de reconstrucción. Pienso que, para cada una, hubo una erogación de dinero y una empresa comprometida a realizarla. Sin embargo, ninguna superó los trabajos iniciales. Es elemental que, en cada hecho, el gobierno pagó y la empresa se obligó a cumplir un contrato. Luego de cada labor inconclusa, más deterioro y un tiempo, solo nos enteramos que, nuevamente se va a hacer lo mismo de tantas veces. Al dinero lo puso el gobierno, nosotros. La empresa que se hizo cargo tenía una obligación. Hay dos posibilidades; o el gobierno no cumplió con los pagos, o la empresa no cumplió su obligación.

En uno u otro caso, alguien tiene que rendir cuentas, hacerse cargo, y, nosotros saber lo que pasó para no volver a la historia de siempre y seguir pagando lo que no se hace,

 

– – – Con nosotros; El Grupo Biodiversidad, Conservación y Cultura, integrado por científicos de la UNL y el CONICET,  espacio: Conciencia y ambiente con la gente.