Progr.14-III-15. CAMBIO CLIMÁTICO-CRUSTACEOS

*Me habló el Dr. Mario Lauría, de la Defensoría del Pueblo, en donde también presentamos nota referente a la trampa mortal que representan los cables de alta tensión, a baja altura, sobre el río Coronda. Me informó que iniciarán gestiones a nivel nacional, porque de los responsables no tuvieron respuesta.

Seguimos peleando para que, en este país; la señal de alarma no sea la muerte pero, pregunto ¿No tendrian que intervenir las autoridades locales?

 

 

*Les cuento: Malvinas es un archipiélago formado por más de 200 islas. Las 2 más grandes, son; Gran Malvina y Soledad. Entre ellas el estrecho de San Carlos, de unos 4,5 Km, que, la semana que viene intentarán cruzar, nadando, la inglesa Jackie Cobell de 60 años y el argentino Matías Ola de 30. Lo harán sin trajes de neoprene, y con temperaturas de unos 8º. La intención es transmitir un mensaje de paz y unión. Deseamos que sirva, no solo para la Argentina.

 

*Nuestro recuerdo para Florence Arthoud, victima del accidente de helicópteros en La Rioja, una navegante, que junto a Isabelle Autissier, las dos francesas, que, navegando a vela, han superado a hombres, demostrando que, cuando la disciplina va más allá de la fuerza física, desaparecen las diferencias de género.

La navegación a vela es una actividad que requiere la  armonía de capacidades físicas y mentales, no prevaleciendo ninguna de ellas, por lo que representa una valiosa posibilidad de integrar a la mujer, en un plano de igualdad con el hombre.

Tanto Florence como Isabelle, compitieron, y ganaron, regatas en solitario alrededor del mundo, dando un ejemplo único de superación y valoración.

Aquí, Susana Mora, una mujer que no solo navegaba, sino que era la vida de la vela en el Club Náutico Sur. Que los recuerdos sirvan para que las mujeres naveguen.

Nuestro adiós a Florence Arthoud. Su vida y su amor, fue el agua. Su muerte, el aire y la tierra. Una realidad que hace navegar la imaginación.

 

*Una pequeña introducción para ayudar a la comprensión.

Hay teorías que dicen que el origen del hombre se remonta a los peces. Qué loco ¿No? No tan loco. El 70% del cuerpo humano es agua. Agua y peces están cerca ¿O no? Pero escuchen que dicen algunos científicos.

El embrión humano en fase temprana es muy similar al embrión de cualquier otro mamífero, de aves y de anfibios, todos los cuales han evolucionado a partir de peces. No somos tan diferentes a los peces, ambos tenemos ojos, espina dorsal, compartimos con ellos muchas características, algunas son obvias desde fuera: una boca con mandíbulas y dientes, la visión funciona de una forma parecida, y a nivel interno poseemos órganos que tienen la misma función y ubicados en el mismo sitio: riñones, estómago, corazón.

Claro; usted me va a decir que es imposible que los peces puedan estar en la tierra. Hay varias teorías, pero yo le voy a contar algo que puede ayudarnos.

Los peces viven en el agua; igual que los camarones, langostinos, gambas, centollas y otros crustáceos que habitan los mares del mundo. Es decir que los crustáceos están en las mismas condiciones de los peces, y no se ven en la tierra, excepto en algún plato de un restorán, como los peces.

Conclusión; Parece absurdo pensar que una especie acuática viva en la tierra.

Sin embargo, y si usted tiene una casa, seguro que en el jardín tiene un crustáceo. Si, un crustáceo, como los langostinos, camarones, etc., y que, como ellos, tiene una caparazón articulada y respiración branquial. En el vientre tiene unas laminillas, que son las branquias, y la hembra, una bolsa marsupial (como el canguro), donde incuba sus huevos y lleva sus crías, más de dos meses, hasta que comienzan a salir por camadas. Tiene otras características que lo hace especial y, además, como es lógico, sabe nadar.

Como dijimos tiene respiración branquial, como los peces, por lo tanto necesita zonas húmedas para poder vivir. El crustáceo que usted tiene en su casa y que, seguramente, a partir de hoy, lo va a empezar a valorar, es el bicho bolita.

¿Cómo hizo el crustáceo para llegar a su jardín? Lo mismo que hizo el pez para que usted esté en su casa. Trate de dilucidarlo. Esto de la teoría de la evolución… no es fácil.

Nuestra intención, además de compartir conocimientos, es intentar interesarlos en los procesos naturales y lograr comprensión y participación que vayan generando conciencia y aportes que modifiquen las actitudes negativas del hombre hacia la naturaleza.

 

*Según la Convención Marco de las Naciones Unidas, el “cambio climático” es un fenómeno atribuido directa o indirectamente a la actividad humana que altera la composición de la atmósfera mundial y que se suma a la variabilidad natural del clima observada durante períodos de tiempo comparables.

Cuando leemos variabilidad del clima, en períodos de tiempo comparables, los que tienen más de 50 años, pueden hacer memoria y recordar cuando la gente, sobre todo en el campo, miraba el cielo y decía; mañana va a llover. De noche, si había luna de agua, que le decían cuando tenía un halo alrededor; al otro día llovía.

Y no hablemos de los marinos, para quienes el tiempo es más importante que para los chacareros, tanto es así que los pronósticos instauraban refranes como estos;

– Quien buen Norte tiene, seguro va y seguro viene.

– A Norte joven y a Sur viejo, no les fíes el pellejo.

– Luna al salir, colorada, pronto ventada.

– No salgas de puerto si las nubes no corren con el viento, y muchos más.

Y cada refrán tenía la certeza de las experiencias repetidas mil y una vez.

Hoy el tiempo es ilógico e impredecible ¿Vio un verano parecido o rayos  en las playas? Los servicios meteorológicos cambian su pronóstico cada dos horas y asimismo no logran la confianza de la gente ¿Toma conciencia de la existencia del cambio climático?

No vamos a ocuparnos de las mega industrias que hacen al efecto invernadero y al calentamiento global que suman al cambio climático, ni vamos a apabullarlos con datos científicos, porque cada uno sabe que está haciendo mal cuando quema cubiertas, derrocha agua y energía, produce polución (mugre) y no respeta la naturaleza, pero vamos a darles algunos datos, con respecto al agua, como para que asuma su responsabilidad con el planeta.

La temperatura terrestre aumenta dramáticamente y el ser humano sería el responsable.
Las última década fue la más calientes de los últimos 1000 años..

A medida que la temperatura de las aguas oceánicas aumenta, los mares se expandirán, ocupando una mayor superficie del planeta.  Durante los últimos 50 años, el nivel del mar ha subido 1,8 milímetros por año, pero durante los últimos 12 años, la proporción es de 3 milímetros al año. Este aumento del nivel de los mares es consecuencia directa del calentamiento global que funde los casquetes polares.
A lo largo de costas relativamente llanas como las del Atlántico, o a lo largo de orillas que bordean los deltas de ríos fértiles y altamente poblados, una subida de 1 mm en el nivel del mar causa un avance del agua, sobre la tierra, de 1.5 metros.

Quiere decir que el nivel del mar aumentará lo suficiente como para que gran cantidad de ciudades queden bajo las aguas, sin mencionar los efectos climáticos que sucederán en cada sector del planeta.

Como para que tomen conciencia; en los últimos 100 años, se han producido cambios climáticos previstos para 10.000 años.

En conclusión, según algunos científicos, un aumento de la temperatura global de tan solo un grado (que ocurrirá en la década de 2020), llevará a la catástrofe. En nosotros, y en todos los habitantes del planeta, está el evitarlo.

Las cosas ya no son como eran, y se van modificando rápidamente, tal como lo hemos vivido en los últimos eventos. Se deforestan 40 canchas de futbol por hora, se eliminan humedales, se hacen canales y se rectifican cursos de agua, se eliminan lagunas y se modifica el suelo reemplazando ecosistemas naturales por explotaciones privadas, a las que solo interesa el dinero. El resultado es que los suelos pierden permeabilidad, se compactan, y cuando hay una creciente, o llueve, es como si abajo hubiese pavimento.

La previsión y planificación de las autoridades no pueden sustentarse en las estadísticas tradicionales, porque los cambios se han acelerado en los últimos años y se deben proyectar al futuro, para formarse una idea cabal de lo que puede suceder.
Todos debemos tener conciencia del cambio climático, porque ya ha comenzado, como así también sus consecuencias, las cuales son tomadas con gran indiferencia por parte de la prensa local y mundial.
La toma de conciencia involucra un cambio de actitudes y la transformación de valores que pongan el cuidado ambiental en el primer plano, no sólo de la agenda pública, sino del accionar en nuestra vida cotidiana y de cada uno de nosotros.

En general, la ciudadanía no es consciente del problema sólo porque no puede identificar y establecer las relaciones que existen entre su forma de vida y el cambio climático.

En la mayoría de los casos, los valores que orientan los comportamientos pro ambientales pueden entrar en contradicción con otros valores socialmente imperantes, como por ejemplo: el disfrute del confort de la vida moderna es más importante que el cuidado del planeta; el hombre tiene el derecho de dominar la naturaleza; el hombre es más importante que el resto de las especies; el hombre está más allá de las leyes naturales; tenemos el derecho de utilizar todos los recursos naturales que tengamos ganas.

Y así podemos secar cursos de agua, contaminar los ríos, quemar la vegetación de las islas, tirar basura alegremente y tantas otras barbaridades a las que nadie pone freno.

Ahora vamos a conversar con alguien que sabe algo sobre el tema y puede ilustrarnos.

Ricardo Vicari, además de colega de nuestro ya amigo Roberto Bo, es Licenciado en Ecología y Conservación de los Recursos Naturales, Consultor de proyectos a nivel nacional e internacional, investigador del CONICET y profesor en la UBA, emtre otras muchas cosas.