26-VII-14- Creciente-Cables mortales

Un homenaje para Pedro Candioti, que nació un 24 de Julio de hace 121 años; un símbolo de nuestra ciudad y un ejemplo de deportividad y hombría de bien. Se inició en el Club de Regatas, donde también fue remero. Varias veces campeón mundial, en 1939, a los 46 años batió el record mundial de permanencia en el agua, con más de 100 horas. Vaya un recuerdo, también, para mi tío, Anibal Supisiche y para mi padre, Angel Bonomo, que estuvieron al lado de el.

Decíamos, en nuestro programa del 6 de Junio que, en nuestro concepto, la altura del río iba a ser unos centímetros más de 5 metros. Estuvimos acertados y nos quedamos tranquilos, porque a los 5,30 m. recién se declara el estado de alerta, que significa: atención o vigilancia. Es decir que aunque esa marca sea superada, solo hay que prestar atención, o preparado, hasta que no llegue a los 5,70, en donde comienza la etapa de evacuación. Se entiende por evacuación el traslado, que se debe realizar antes de que el agua llegue a la gente, de lo contrario no sería una evacuación sino un salvamento.
Algo está mal, porque antes del alerta ya se realizaban evacuaciones, y hoy, cuando la altura del río se encuentra en estado de alerta, hay más de 50 familias evacuadas.
Sabemos que algunos irresponsables inadaptados, que luego sufren las consecuencias de las inundaciones, producen daños en las defensas, pero también sabemos que la mayoría de los ciudadanos, no son responsables de sus obligaciones y no actúan defendiendo sus derechos cuando ven gente produciendo daños en ellas.
Una zona conocida por su dependencia de las defensas, es la de San José del Rincón, allí tenemos un amigo, Daniel Pérez, un defensor de la naturaleza y de la armonía del hombre con su entorno, que nos va a contar la actualidad de su comarca.

El río Santa Fe y el río Coronda son cruzados por líneas de alta tensión.
La del río Santa Fe, que cruza a la altura del Club Azopardo, cuando la creciente del 83, sufrió la caída de la torre ubicada en la orilla de Alto Verde. ¿Cuál fue la solución? Llevar los cables hasta la torre, de mucho menos altura, ubicada tierra adentro. Los cables quedaron tan bajos que tuvieron que podar unos árboles para que no toquen su copa, y el paso, por el río, había que realizarlo pegado a la orilla de la ciudad para no tocarlos. Estamos hablando de cientos de miles de voltios.
Así permanecieron, sin ningún tipo de señalización, y con varios peligrosos incidentes, hasta que el 19 de Enero de 1992; Gonzalo Olasso, que navegaba en su velero, tocó los cables y encontró la muerte anunciada e inexorable.
La misma crecida erosionó una orilla del río Coronda y socavó la base de otra torre situada a pocos metros de su embocadura. Manteniéndose erecta por causas difíciles de explicar, se sostuvo hasta que un buque de pequeño porte que venía a la deriva, colisionó con ella y cayó. La solución fue la misma que la del río Santa Fe. Desde entonces, los cables a baja altura están esperando alguna víctima desprevenida para cobrarse otra vida, y todos los días los cruzan las areneras, que cuando está crecido, como ahora, tienen que bajar las crucetas para pasar vivos
Para que no se repita nuestro axioma de que en nuestro país la señal de alarma es la muerte, hemos hecho, hace tiempo, escritos a la firma Transener S. A., responsable del transporte de energía, a Prefectura Naval, porque creemos que ellos, junto a Vías Navegables, deben intervenir y a la Defensoría del Pueblo, a quienes recurrimos nuevamente porque supimos que en la Central Térmica Brigadier López, que ya está funcionando en Sauce Viejo, se va a construir un puerto sobre el río Coronda, que permita recibir el combustible para su funcionamiento por vía fluvial.
Nos alegró el uso de nuestros ríos como medio inteligente de ahorrar dinero, evitar la polución, accidentes y tantos beneficios que siempre hemos proclamado. Pero la alegría de nuestro pregón, se apaga cuando vemos que no se puede llegar navegando a la Central Térmica, porque los cables a baja altura, cruzan el río Coronda.
¿Se habrán dado cuenta, o los intereses materiales son más importantes que la vida humana y está previsto solucionarlo?
Para profundizar en el tema, hablamos con el Ingeniero Carlos Cristina, que fue quien nos anotició, y está también, desde hace años, con este preocupante asunto.

Leemos un título de un diario de la provincia de Córdoba.
En Santa Fe, Córdoba tiene “salida al mar”
El gobernador De la Sota anunció que se cerrará el perímetro y comenzará la edificación del sitio para el movimiento de cargas procedentes o con destino a Córdoba y su región de influencia. Se verán beneficiados los rubros de granos y minerales, además de empresas como Fiat y Renault, que podrían transportar autopartes. En diez días se cerrará el perímetro y se dará inicio a la construcción del «puerto cordobés”, un espacio en la zona portuaria de Santa Fe cedido por la vecina provincia para el movimiento de cargas procedentes o con destino a Córdoba y su región de influencia informó el gobierno provincial.
Esta noticia nos produce confusión. Teníamos entendido que el antiguo puerto de Santa Fe, no resultaba operable por problemas de maniobrabilidad en el canal de acceso y porque no se encontraba sobre el río Paraná, según lo divulgado por el ente portuario, hecho que fundamentó el loteo de los terrenos y su conversión en un emprendimiento inmobiliario.
No entiendo; ¿El puerto no sirve para Santa Fe, pero, en lo poco que queda, se construirá “el puerto cordobés”?
Creo que el tema puerto requiere una información clara y exhaustiva que transparente las actuaciones referidas a los dos puertos y a todas las actividades relacionadas con ellos, incluyendo el inamovible y misterioso Sampán.
La ciudadanía tiene derecho a saber y nosotros invitamos a alguna autoridad responsable para conversar sobre el tema, en pro de la democracia y de la necesidad de que la gente no tenga dudas respecto a sus representantes.

Todo un revuelo en torno al agua y al cuidado de los bolsillos. Está bien, pero a nosotros nos importa más la salud de la gente y el medio ambiente. Preguntamos ¿Cuándo se va a tomar agua del Colastiné? Lo que también reduciría los costos. ¿Cuándo se van a tratar los efluentes cloacales, que se arrojan crudos al río?
Y pedimos que alguien nos ilustre, porqué si la empresa es de la Pcia., es S. A.

Anécdota náutica provechosa
El doctor Humberto Bassani, el negro, para los amigos. buen navegante, cardiólogo y persona, hoy quinta columnista (cambió el barco por una quinta), había construído, con sus propias manos, un velero Rigel 21, de madera, sobre planos de Roberto Rovere, un diseñador Argentino.
Le puso como nombre María Pepa, no se porqué. El barco se llamaba María Pepa, pero nadie lo llamaba por su nombre; todos le decían Pepa. Salió el Pepa. Allá viene el Pepa. El Pepa era el barco del negro. Bassani.
Con el María Pepa navegó mucho tiempo, hasta que juntó dinero, lo vendió y se compró otro velero, esta vez de plástico. A la hora de bautizarlo, quería homenajear a su primer barco poniéndole su mismo nombre (muy común en la náutica, seguido de un número: 2, 3, etc.), y pensó en María Pepa 2. Pero como nadie le decía María Pepa, para todos era el Pepa., el negro aplicó su lógica y le puso Pepa 2. Y así fue botado el Pepa 2 y comenzó a navegar.¿Cómo nombraban, todos, al nuevo barco del negro Bassani bautizado Pepa 2? María Pepa.
Otra; Bardi Zurbriggen, compró un hermoso velero y le puso de nombre Brot und Wein, haciendo honor a su ascendencia alemana, lo que en castellano significa; Pan y vino. Brot und wein, sonaba bien. ¿Cómo nombraban al Brot und Wein, que todos sabían que quería decir Pan y vino? Marcelino.
Dos simples anécdotas simpáticas que hacen a la mini historia náutica nuestra, pero que, a su vez, sirven de ejemplo a los que tienen poder de decisión para que comprendan que es una ciencia, y no es fácil, seducir al soberano.